301

Sucker Punch: El Talento de Zack Snyder


Hace años, exactamente en el 2011, cuando aún estaba en la secundaria, un amigo me dijo de ir al cine.

Me dije a mí mismo “¿por qué no?…”

-Dale, vamos-  le contesté  -Pero, no sé… ¿Qué hay en cartelera?- cuestioné.

-“Hay una que dicen que esta buena…”

 

Es así como terminé viendo Sucker Punch, el resto es historia

 

Primero me gustaría dedicarle unas palabras a Zack Snyder (seguramente no lo lea, pero es simbólico, ustedes entenderán):

Estimado señor Zack Snyder. Me alegro mucho de haber ido a ver su película, Sucker Punch. Me alegro de haber dedicado tiempo a prestarle atención a su maravillosa narrativa, a como maneja los planos y sus técnicas audiovisuales. Espero que haya disfrutado mi dinero. Usted es un director de nivel maestro. Por si no lo ha notado, ¡estoy siendo sarcástico! USTED ES UN MISERABLE. (Léanlo bien claro: ES UN MISERABLE).

Es un director senil, dientón, que sueña con Batman y con Miller. Su forma de hacer cine, no merece el honor de ser llamado cine.

 

Ahora, hablando en serio, ¿Por qué? ¿Por qué ese resultado tan malo? Zack Snyder, es la respuesta.

 

No tengo nada en contra del acusado, pero en verdad no es buen director. Muchos dicen que tiene buenas películas, como ejemplo mencionan: El Amanecer de los Muertos, 300 y Watchmen… La más aceptable de ese trío es 300, y ahí nomás. Seré claro en éste artículo, el tipo es mediocre. Por cierto, Watchmen me aburrió y sigue aburriéndome (hay películas cuya mirada he cambiado a lo largo del tiempo).

No puedo parar de pensar que todo es culpa de Snyder (es el productor, el director y EL ESCRITOR). No puedo parar de pensar que él se inspiró en Shutter Island del maestro Martin Scorsese. Por ejemplo, el final tiene cierto parecido, si se ponen a pensar…
 


 

El guión de Zack desde el inicio es malo. Ni idea cuanto habrán modificado desde su confección, pero teniendo en cuenta, que el encargado en su totalidad es el anteriormente nombrado… La historia es tonta. Nosotros podemos hacer el pacto “escritor-espectador” (es decir, aceptar las reglas que son impuestas en el mundo creado por un autor) pero Sucker Punch, sucks…

La película se compone del “mundo realista” (que en verdad, no me lo creo). La “sub-realidad”, donde la percepción del la protagonista cambia un poco de la realidad, y el de “ensueños”, donde Snyder pone secuencias de batallas fantasiosas extrañas.

La historia es digna del anime más genérico de la productora más medio pelo de Japón. La protagonista se llama “Babydoll”…Nah, tómatelas, ya vamos mal desde el principio. Si su nombre, si su identidad, no es importante en la realidad de los personajes cuerdos, al menos ponele un nombre como tal, que se yo, Marie.

 


 

En fin, Babydoll es mandada a un instituto mental, después de matar accidentalmente a su hermanita cuando trataba de defenderla de su padrastro. Ese personaje esta re enojado porque su esposa y madre de las chicas, no le dejó su fortuna al morir.

El padrastro (un estereotipo sobreexplotado), le da unos mangos al encargado del instituto para que a la muñequita le hagan una lobotomía. Así que ella debe escapar para salvar la fortuna de su madre y limpiar su nombre. Debido a la presión, comienza a alterar un poco la realidad, cree que el asilo, es en verdad, un burdel donde todas las internadas son bailarinas controladas por los mafiosos.


No suena tan mal, pero está contada de forma muy, muy vergonzosa. Supongo, que también mescló la idea de Paprika e Inception; puso un “nuevo nivel”. La imaginación de la muchacha, llega a otro punto, donde todo se va a la mierda y eso, en mi opinión, es lo peor de la película.

Empieza un baile erótico, durante el cual, Babydoll, fantasea estar en el Japón feudal, viéndose con el Hombre Sabio, quien le da consejos. Ella pelea con unas estatuas con forma de samuráis usando katanas. Esos samuráis sacan unas ametralladoras, para transformarse de  Toshirō Mifune en Yojimbo a Arnold Schwarzenegger en Comando… Sí, así de pelotudo.


 




Se supone que estas fantasías son metáforas que expresan el deseo de escapar de la protagonista, como planea su escape y no recuerdo que otras excusas baratas dijeron. Terminada su fantasía, se encuentra de regreso en el burdel, cuya danza deja impresionados al resto del reparto.


Babydoll se une a otras locas para rajar. El plan es sencillo, una distrae  y las otras capturan lo que necesitan para escapar. Cuando Babydoll hace lo suyo, comienzan las fantasías. Eso es lo que más me descoloca, no tienen relación entre sí, mas allá que solo son boludeces flasheras. Pelea con samuráis; en otra fantasía, está en medio de una de las guerras mundiales; en otra, entran a un castillo peleando contra orcos…

Las fantasías representan que pasa en el plano de la realidad.  Si se tiene que infiltrar en un campamento militar para robar un mapa, mientras el resto pelea; en la realidad, mientras alguien hace una distracción, las otras se meten a una oficina para copiar un plano del instituto.

 

 

En fin, las metáforas son excusas pésimas para meter combates “cool”; deberían ser situaciones causales y no casuales.

 

Las técnicas cinematograficas empleadas son las mismas de siempre, se nota la mano de Snyder. Hay  desaturación del color, porque se supone que es una historia amarga. Las peleas tienen mucho cgi, hay mucho slow motion en las coreografías de combates...La música es genérica, ni la recuerdo. Se supone que estamos en los 50 o 60, pero hay música electro… Dios, ya me estoy hartando de contar y aún faltan cosas para decir.

 

La propuesta del director podría funcionar si sacaba esa idea de las fantasías ramdon con peleas anime. Si las metáforas estarían bien planeadas, con planos y montaje bien pensados. Podría ser interesante. Leí que Snyder quiso hacer este film, porque quería escenas de acción que no estén limitadas por la realidad física que limita a la gente normal, pero que a la vez la historia tenga sentido… Seguro que lo escribió cuando tenía 11 años…

Tiene acción, chicas bonitas, guerras, castillos, orcos, putas, mafia, de todo, y aun así, te aburrís.  En el cine, les juro que miraba mi celular para saber cuánto faltaba para irme.

 

Para ir concluyendo, si las metáforas fueran solidas, podría ser una cinta un poco más atractiva. Honestamente, para eso, me quedo con Shutter Island. Las fantasías cósmicas y el uso de la psique no es la razón por la cual salió mal el trabajo cinematográfico; Nolan hizo Inception, que está a años luz de Sucker Punch. Paprika que es un largometraje anime, lo hace muy bien, lo hace excelente, no porque sea un dibujito, sino porque Satoshi Kon planeó como realizar los sueños de la obra. La otra obra maestra de Kon, Perfect Blue, que es perfecta, trata también de las fantasías por el estrés está demasiado bien lograda, y ese concepto fue tomado por Aronofsky para su Cisne Negro



 

Es decir, Snyder es un mediocre. Cuando lo conozca, le exigiré que me devuelva mi dinero, porque la dignidad y tiempo que perdí viendo su bazofia, es algo que lamentablemente no se puede recuperar.

 

Admin
Matías S
Amante del cine